domingo, 15 de octubre de 2017

La Colonia de los Carteros

En abril de 1922 se creó la Cooperativa de Casas Baratas para Carteros con el fin de construir la Colonia de los Carteros. Para ello se utilizó un terreno próximo a la prolongación de la calle Martínez Izquierdo, ya cerca del Abroñigal y propiedad de Pedro Orcasitas Ruiz, según la revista "El constructor" (1925) "una persona de elevados sentimientos y miras altruistas, [que] ha prestado desinteresado apoyo a esta cooperativa".  Tras realizar las explanaciones necesarias, se dividió en cincuenta parcelas. El proyecto incluía "un grupo escolar, establecimiento de baños, campo de recreo para ejercicios al aire libre, cooperativa de Consumo, de Crédito y Bolsa de Trabajo. En la imagen, vista general de la colonia en 1925. Revista El Constructor, 1925, BNE.

Plano de parcelación de la colonia, con las casas nombradas de la A a la Y. Revista El Constructor, 1925, BNE.

Según “El Constructor” las casas eran «de planta baja, de un solo tipo y constan de siete piezas: vestíbulo, comedor, tres alcobas, cocina y watercloset». El diseño de las viviendas y la ejecución de las obras estuvieron a cargo del arquitecto Enrique Martí Perla.

Detalle de dos de las casas. Revista El Constructor, 1925, BNE.

A la colonia también se la denominó el “Grupo Thebussiano”, en honor al Doctor Thebussem (que da nombre a una de las calles), seudónimo de Mariano Pardo de Figueroa, escritor que fue nombrado cartero honorario por su defensa de la profesión. Además de otra calle dedicada a Orcasitas, el dueño de los terrenos, la cooperativa propuso nombres como “Máxima Bondad” o “Máxima Belleza”, que finalmente perdieron el adjetivo para adoptar los nombres que tienen hoy en día.

Fragmento del plano parcelario de 1929 donde aparece la colonia, aunque sólo se mencionan las calles de Orcasitas y del Doctor Thebusen. En la parte inferior aparece como referencia la calle (todavía en previsión en ese tramo) Martínez Izquierdo.

Detalle de una foto de la revista Blanco y Negro de 1934 en la que se aprecia la colonia detrás de la plaza, mientras el resto del terreno permanece sin urbanizar.


Foto coloreada para una campaña de promoción de las obras de la M-30 en la que aparece la plaza de toros y sus barrios aledaños hacia los años treinta o cuarenta, En la parte superior se distingue la Colonia de los Carteros.


La colonia, en la parte central derecha, en una foto de 1950 perteneciente al Fondo Fotográfico de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio. Las viviendas de la parte inferior corresponden al barrio San Pascual y bajo la Plaza de Toros se distinguen las viviendas prefabricadas llamadas popularmente "casitas de papel".

Ana María Pérez y sus hijos en la puerta de su casa en la calle Bondad. Foto cedida por José Luis Sánchez Horcajo para el libro "La Guindalera y Parque de las Avenidas".

José Luis Sánchez Pérez en una representación teatral que tenía lugar en el colegio situado en la calle Bondad, 4. Foto cedida por José Luis Sánchez Horcajo para el libro "La Guindalera y Parque de las Avenidas".

Ana María Pérez y su hijo subidos en un 600 en la calle Bondad. Foto cedida por José Luis Sánchez Horcajo para el libro "La Guindalera y Parque de las Avenidas".

Fotografía de Yubero (procedente del ARCM) en la que pueden verse algunas casas de la colonia en la calle Martínez Izquierdo, que por entonces tenía sentido de subida.

La colonia (en el centro) cuando aún no se había construido la M-30. Foto cedida por Guindostán.

La Colonia de los Carteros durante las obras de reconstrucción del Puente Calero. Detalle de una foto de 1975 cedida por José Miguel Alonso Pérez al fondo Madrileños.

La calle Bondad en un día de nevada. Foto cedida por Francisco Sánchez.

La calle Lozoyuela en la actualidad. Fotografía de Juan Luis Roldán.

La calle de la Belleza. Fotografía actual de Juan Luis Roldán.

La calle Orcasitas (que debe su nombre a la persona que en su día cedió los terrenos para la colonia) en su esquina con Martínez Izquierdo. Fotografía de Juan Luis Roldán.

La colonia mantiene la estructura de sus calles y las casas, a pesar de numerosas reformas, parte de su fisonomía, siendo un tranquilo y curioso enclave en mitad de barrios más modernos.

sábado, 3 de junio de 2017

El libro de la Historia de la Casa de Campo


Tengo el gusto de presentaros el libro "Historia de la Casa de Campo". Es fruto de casi dos años de trabajo en el que se han revisado numerosas fuentes de información, recorrido el propio parque y hablado con distintos expertos en la zona. El resultado es este libro con cerca de quinientas fotografías, algunas de ellas poco conocidas o inéditas. Ya está a la venta en la tienda de Ediciones La Librería (Mayor, 80), en la propia web de la editorial, en la Librería Velázquez (Paseo de Extremadura, 62), en la Casa del Libro, la Librería Rafael Alberti, en la Librería Gaudí, Pasajes o en la Librería Marcial Pons (Puedes consultar un listado completo de librerías en Todostuslibros).

Puedes leer los artículos sobre el libro en El País y Libertad Digital.

Aunque el libro es en blanco y negro, os muestro en esta entrada algunas de las imágenes en color.

Detalle de la Casa de Vargas en el cuadro de "La Casa de Campo" de Felix Castello.
Imagen cedida por el Museo de Historia de Madrid.

Detalle del grabado de la Casa de Campo publicado en 1707 por Pieter Van der Aa como parte de la colección “Delicias de España y Portugal”. En el centro apreciamos la estatua de Felipe III y, tras ella, la fuente del Águila.



La Casa de Vacas. Memoria sobre la labor realizada por el primer Ayuntamiento de la Segunda República Española, 1933. Biblioteca Histórica Municipal.

El libro incorpora alguna de las fotos menos conocidas del reportaje de la Casa de Campo que el fotógrafo José Corral realizó para el Ayuntamiento en 1932.


Imagen poco conocida de la parte posterior de la desaparecida iglesia de la Torrecilla. Foto de José Corral. Hemeroteca Municipal.

Aunque hay materiales específicos sobre la Guerra Civil en la Casa de Campo como los de GEFREMA, un libro sobre la Casa de Campo no podría dejar de hablar sobre el conflicto, aunque se ha procurado añadir a los hechos de la guerra algunos aspectos de la vida de los soldados.

Dos soldados acuden a la estafeta de Correos situada en la casa del Conserje en el Reservado. Diario La Vanguardia, 1937.

Los protagonistas de la foto posan en las ruinas del Cementerio de Empleados. Fotografía de Francisco Martínez Gilsanz de 1952 y cedida por su familia.

También hay un capítulo dedicado a la Feria del Campo, evento cuya rica historia merecería por sí sola un libro entero.


Exposición de maquinaria en la Feria del Campo. Imagen procedente de un catálogo de la Feria.

La Casa de Campo de los "domingueros". Portada de la revista Arquitectura, 1963.

Aunque muchos defensores de la Casa de Campo consideran que las concesiones han sido una invasión de la Casa de Campo, era obligado hablar del Parque de Atracciones, el Zoo o el Teleférico.

La montaña rusa "7 picos" del Parque de Atracciones. Colección Particular.

El Lago en la actualidad. Fotografía del autor.

domingo, 26 de marzo de 2017

Un paseo por el Madrid de la Transición

Esta colección de fotos pertenece al libro "Madrid en sus plazas, parques y jardines", de 1977, con textos de la periodista Margarita Jiménez y fotografías de distintos autores y archivos, como los del diario Ya o el de la Villa de Madrid. En la primera imagen, una vista de la Plaza de España.

La calle Preciados a la altura del Corte Inglés y con bancos ajardinados en mitad de la vía.

El Arco de Cuchilleros cuando todavía podían aparcar los coches junto a él.

La Plaza de Lavapiés, cuando aún existía allí una torre de tendido eléctrico.

Panorámica de la Corrala de Mesón de Paredes.

Plaza de Agustín Lara, junto al mercado de San Fernando. Al fondo el edificio de las Escuelas Pías.

La Plaza de Gabriel Miró, en Las Vistillas.

El Rastro, con la curiosa imagen de los coches de los vendedores aparcados in situ.

Otra imagen del Rastro, esta de la plaza de la Vara del Rey.

Calle de la Corredera Baja de San Pablo. Parece tomada a la altura del cruce con la calle de la Ballesta.

La Plaza del Dos de Mayo, con niños jugando a pesar de que por entonces no se habían instalado espacios infantiles.

Patio de un Cuartel del Conde Duque difícil de reconocer, ya que no comenzaría a ser rehabilitado en parte hasta 1980.

La Plaza de Santa María Soledad Torres Acosta, también conocida como de la Luna, creada entonces recientemente a partir del derribo del Palacio de Monistrol. Aún no está construido el edificio de los cines Luna.

La plaza de Olavide, recién inaugurada (fue en julio de 1977) en el espacio que ocupaba el antiguo mercado del mismo nombre.

Detalle de los columpios de la plaza de Olavide.

La Plaza de Santa Bárbara, cuando el tráfico aún circulaba a ambos lados del bulevar.

La calle de Raimundo Fernández Villaverde, con el Corte Inglés de castellana y el complejo de AZCA aún sin construir.

Maqueta del complejo de AZCA. En el jardín central se pensó en su momento haber construido un Teatro de la Ópera.

La Plaza de Colón y los jardines del Descubrimiento, situados en el solar de la antigua Casa de la Moneda.

El Centro Cultural de la Villa en Colón, entonces recién inaugurado, con su célebre cascada y el mapa que describía el trayecto del descubrimiento de América.

La Fuente del Berro, a la altura de Sancho Dávila, al fondo, Ventas; y, más al fondo, en el centro, el edificio Philips.

La calle Arturo Soria, remodelada de cara al tráfico, pero con sus márgenes todavía poco edificados.

El Parque de Aluche, entonces conocido como Parque Alcalde Carlos Arias.

Plaza de Prosperidad, entonces llamada de Suero de Quiñones.

Plaza del Duque de Pastrana, antigua Plaza Mayor del pueblo de Chamartín.