domingo, 15 de octubre de 2017

La Colonia de los Carteros

En abril de 1922 se creó la Cooperativa de Casas Baratas para Carteros con el fin de construir la Colonia de los Carteros. Para ello se utilizó un terreno próximo a la prolongación de la calle Martínez Izquierdo, ya cerca del Abroñigal y propiedad de Pedro Orcasitas Ruiz, según la revista "El constructor" (1925) "una persona de elevados sentimientos y miras altruistas, [que] ha prestado desinteresado apoyo a esta cooperativa".  Tras realizar las explanaciones necesarias, se dividió en cincuenta parcelas. El proyecto incluía "un grupo escolar, establecimiento de baños, campo de recreo para ejercicios al aire libre, cooperativa de Consumo, de Crédito y Bolsa de Trabajo. En la imagen, vista general de la colonia en 1925. Revista El Constructor, 1925, BNE.

Plano de parcelación de la colonia, con las casas nombradas de la A a la Y. Revista El Constructor, 1925, BNE.

Según “El Constructor” las casas eran «de planta baja, de un solo tipo y constan de siete piezas: vestíbulo, comedor, tres alcobas, cocina y watercloset». El diseño de las viviendas y la ejecución de las obras estuvieron a cargo del arquitecto Enrique Martí Perla.

Detalle de dos de las casas. Revista El Constructor, 1925, BNE.

A la colonia también se la denominó el “Grupo Thebussiano”, en honor al Doctor Thebussem (que da nombre a una de las calles), seudónimo de Mariano Pardo de Figueroa, escritor que fue nombrado cartero honorario por su defensa de la profesión. Además de otra calle dedicada a Orcasitas, el dueño de los terrenos, la cooperativa propuso nombres como “Máxima Bondad” o “Máxima Belleza”, que finalmente perdieron el adjetivo para adoptar los nombres que tienen hoy en día.

Fragmento del plano parcelario de 1929 donde aparece la colonia, aunque sólo se mencionan las calles de Orcasitas y del Doctor Thebusen. En la parte inferior aparece como referencia la calle (todavía en previsión en ese tramo) Martínez Izquierdo.

Detalle de una foto de la revista Blanco y Negro de 1934 en la que se aprecia la colonia detrás de la plaza, mientras el resto del terreno permanece sin urbanizar.


Foto coloreada para una campaña de promoción de las obras de la M-30 en la que aparece la plaza de toros y sus barrios aledaños hacia los años treinta o cuarenta, En la parte superior se distingue la Colonia de los Carteros.


La colonia, en la parte central derecha, en una foto de 1950 perteneciente al Fondo Fotográfico de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio. Las viviendas de la parte inferior corresponden al barrio San Pascual y bajo la Plaza de Toros se distinguen las viviendas prefabricadas llamadas popularmente "casitas de papel".

Ana María Pérez y sus hijos en la puerta de su casa en la calle Bondad. Foto cedida por José Luis Sánchez Horcajo para el libro "La Guindalera y Parque de las Avenidas".

José Luis Sánchez Pérez en una representación teatral que tenía lugar en el colegio situado en la calle Bondad, 4. Foto cedida por José Luis Sánchez Horcajo para el libro "La Guindalera y Parque de las Avenidas".

Ana María Pérez y su hijo subidos en un 600 en la calle Bondad. Foto cedida por José Luis Sánchez Horcajo para el libro "La Guindalera y Parque de las Avenidas".

Fotografía de Yubero (procedente del ARCM) en la que pueden verse algunas casas de la colonia en la calle Martínez Izquierdo, que por entonces tenía sentido de subida.

La colonia (en el centro) cuando aún no se había construido la M-30. Foto cedida por Guindostán.

La Colonia de los Carteros durante las obras de reconstrucción del Puente Calero. Detalle de una foto de 1975 cedida por José Miguel Alonso Pérez al fondo Madrileños.

La calle Bondad en un día de nevada. Foto cedida por Francisco Sánchez.

La calle Lozoyuela en la actualidad. Fotografía de Juan Luis Roldán.

La calle de la Belleza. Fotografía actual de Juan Luis Roldán.

La calle Orcasitas (que debe su nombre a la persona que en su día cedió los terrenos para la colonia) en su esquina con Martínez Izquierdo. Fotografía de Juan Luis Roldán.

La colonia mantiene la estructura de sus calles y las casas, a pesar de numerosas reformas, parte de su fisonomía, siendo un tranquilo y curioso enclave en mitad de barrios más modernos.

10 comentarios:

  1. Fenómeno. Muchisimas gracias por su tiempo y trabajo.

    ResponderEliminar
  2. Ptecioso reportaje! Me ha encantado. Mil gracias!

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno. me ha emocionado. He nacido en esa Colonia hace 64 años y sigo viviendo en el barrio.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por el reportaje, viví en la calle Belleza hasta los 31 años, para mi ha sido un regalo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estupendo, me alegra que haya gustado, un saludo.

      Eliminar
  5. Es de agradecer que personas como usted dediquen tiempo ha realizar la historia de Madrid con tanta sencillez y claridad. Como madrileño con raíces en esta Villa desde los años 1770 (reinando Carlos III) agradezco su esfuerzo y su tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al contrario, es un placer, gracias por su interés y su comentario.

      Eliminar